jueves, 16 de abril de 2009

El papel de la mujer en los medios de comunicación

La presencia de los medios de comunicación en la sociedad hoy es más amplia que en el pasado. La sociedad está bombardeada por los mensajes subliminales de lo que es aceptado por la universidad y lo que no lo es porque los medios están en todas partes y se presentan en todas las formas. Por eso, ellos tienen el poder de trasmitir los ideales de la sociedad y también el poder de reenfocar los estereotipos del mundo. Unos de los ideales que los medios de comunicación muestran frecuentemente es que las mujeres son únicamente objetos hermosos y son subordinados a los hombres. Ellos exponen estos ideales a través de la televisión, los periódicos, la radio, en las vallas publicitarias, y además están en el internet.
Hay demasiados estudios que han analizados las normas sociales de las mujeres y de los hombres en la televisión. Unos de los exámenes fueron hechos por María Rosa Berganza Conde y Mercedes del Hoyo Hurtado. Ellas escribieron un articulo llamado “La mujer y el hombre en la publicidad televisiva: imágenes y estereotipos”. En este articulo ellas dicen que “la publicidad televisiva es, sin duda, la que mejor posibilita su recepción de una forma amplia, rápida y sencilla” (Berganza y Hurtado, 2006). A consecuencia de eso, ellas hicieron un estudio de la presencia de las mujeres contra la presencia de los hombres por tele y ellas encontraron que los hombres salen en televisión muchísimo más que las mujeres. La investigación de la presencia visual de las personas indica que las mujeres salen en televisión solamente treinta y seis por ciento. Esta estadística, según Conde y Hurtado, revela que los papeles de los hombres son superiores a los papales de las mujeres en la sociedad.
Conjuntamente, los medios de comunicación, especialmente las publicidades, muestran que las mujeres tienen menos importancia en el mundo. La mayoría del tiempo, la publicidad muestra a las mujeres simplemente como objetos y subordinadas a los hombres. Hay demasiados paradigmas que retratan a las mujeres en estas maneras. En todas las maneras, las publicidades están usando a las mujeres para vender sus productos. En un artículo titulado “La mujer como objeto sexual en la publicidad” el autor Pedro David Chacón Gordillo explica que hay dos maneras que la publicidad usa para revelar amujeres como objetos (Gordillo, 2008). Las dos formas son la mujer como objeto decorativo, y la mujer escaparate. Él define “la mujer como objeto” decorativo diciendo que “La mujer es un elemento más que forma parte del producto anunciado, el hombre además de adquirir el producto se lleva todo el «pack», el producto anunciado y la mujer que lo anuncia” (2008). Así pues, él informa que la mayoría de los anuncios identifican a las mujeres como objetos sin personalidad, sin inteligencia, y sin identidad propia. Junto con esto, Gordillo explicó que la mujer escaparate es “ sirve como un vehículo para simbolizar el éxito masculino, para el hombre la mujer será como un trofeo. Según la tradición machista de nuestra sociedad…” (2008). Él continuó apuntando que el tipo de mujer escaparate es un estereotipo que no tiene identidad propia, ellas no son nada sin sus compañeros. Por esta manera, concluyó que “una de las prácticas más habituales de la publicidad sigue siendo la de presentar a la mujer como un «objeto» sin personalidad y sin identidad propia, su cuerpo y belleza están al servicio de la satisfacción de los varones” (Comunicar). En resumen, los anuncios siempre expresan que las mujeres son nada más de objetos sexuales que tienen el único papel de satisfacer los hombres.
Otro comentario que expresa el mismo concepto es el articulo “Género y regulación de la publicidad en el ordenamiento jurídico. La imagen de la mujer” de Dra. María Luisa Balaguer. Ella dice que “la publicidad utiliza el cuerpo de la mujer para transmitir contenidos que incitan al consumo. Los poderes públicos han de tener en cuenta la influencia que esto tiene en la creación de estereotipos sobre la imagen de la mujer” (2008). También ella explica que la publicidad es una actividad social que ha suplantado los valores sociales tradicionales” (Balaguer, 2008). Para reiterar esto concepto, ella declara otra vez que la mujer es nada más que su cuerpo, simplemente un objeto sexual.
En conclusión, los medios de comunicación tienen una gran influencia y siempre están dando mensajes subliminales a la humanidad. Las señales son tan profundas que la gente simplemente acepta los mensajes sin cuestionarlos. Por todas partes en los medios de comunicación, las mujeres están retratas solamente como objetos e inferiores a los hombres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por ofrecerme tus comentarios sinceros